lunes, 5 de marzo de 2012

¿QUÉ SON LAS ADICCIONES?


Definición de adicción:
Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) es el estado psíquico y, a veces, físico causado por la acción recíproca entre un organismo vivo y una droga, que se caracteriza por cambios en el comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre un impulso irrefrenable a tomar la droga de forma continuada o periódica a fin de experimentar sus efectos psíquicos o para evitar el malestar producido por su privación. Es una enfermedad primaria, crónica, con factores genéticos, psicosociales y ambientales que influyen en su desarrollo y manifestaciones.

 La enfermedad es frecuentemente progresiva y mortal. Esta caracterizada por episodios continuos de descontrol sobre el uso, preocupación asociada con el uso de sustancias, uso a pesar de consecuencias adversas, y distorsiones del pensamiento.

Droga:
una droga es toda aquella sustancia natural o sintética cuyo efecto se ejerce básicamente, en el Sistema Nervioso Central (SNC), y que por su perfil de acción poseen la capacidad de crear estados de abuso o dependencia que llevan al sujeto a experimentar su uso continuado, generando así una adicción.


Uso:
Por uso entendemos aquella modalidad en la que se consume de vez en cuando, sin que aparezca ningún síntoma de tolerancia. Los riesgos son menores, pero pueden existir, incluso ser graves, ante determinadas drogas. El uso regular induce a pensar en la sustancia como una diversión ya que el organismo no manifiesta por el momento ningún efecto molesto relevante. Pareciera que es inofensiva. En el cerebro, las alteraciones en el centro de la estimulación se han iniciado de modo tal que es imposible prever el instante en que se dará el paso decisivo hacia la adicción.


Abuso:
Es el uso susceptible de comprometer física, psíquica y/o socialmente a la persona. Esta forma de consumo no se refiere únicamente a la cantidad consumida de una sola vez, ni a la repetición de un consumo moderado y controlado de ciertas sustancias. Se trata de un concepto ambiguo, porque se relaciona estrechamente con las costumbres propias de cada cultura. Lo que una sociedad considera normativo puede parecer abusivo para otra, o para la misma en un momento diferente.


Tolerancia:
La tolerancia es una característica que forman parte del conjunto de efectos asociados con el consumo de drogas. Consiste en la necesidad de incrementar sucesivamente la cantidad de droga administrada para obtener el mismo efecto.

La tolerancia se desarrolla después del uso frecuente de las drogas, aunque su intensidad y efecto varía dependiendo del tipo de químico.

Síndrome de abstinencia:



Es el conjunto de manifestaciones orgánicas y conductuales que se presentan cuando un individuo que ha estado consumiendo una droga, interrumpe su uso. Las neuronas tienen la capacidad de adaptarse a condiciones nuevas, en este caso, la presencia en el cerebro de una sustancia extraña que la estimula  en forma sostenida.  Es decir, las neuronas se han acostumbrado a recibir la droga, y al ya no obtenerla, su función se ve alterada, provocando, por una parte, una necesidad imperiosa de recibirla de nuevo, y por otra, en caso de no conseguirla, una serie de trastornos tanto físicos como emocionales.



Fondo de sufrimiento:



Estado de deterioro físico, mental, moral y espiritual en el que muchas veces la persona decide buscar ayuda a su problema de adicción.


Proceso adictivo:
Un adicto desarrolla una serie predecible de síntomas basados en el uso adictivo, dichos síntomas progresan a través de tres etapas.

En el nivel primario es muy difícil distinguir el uso adictivo del uso no adictivo porque existen algunos síntomas externos. El cuerpo, sin embargo, comienza a efectuar cambios y va adaptándose a la ingestión regular de la droga.
El síntoma mayor del nivel primario de la adicción es el incremento de la tolerancia. Esto significa que las personas que se están convirtiendo en adictas pueden utilizar más y mayores cantidades sin estar intoxicados y sin sufrir consecuencias muy dolorosas.
El segundo nivel de la adicción está marcado por una pérdida progresiva del control, como la persona ya no posee la habilidad de usar las mismas cantidades sin intoxicarse o crear problemas. El no usar sustancia comienza a crear sufrimiento, y la droga es consumida para relajar el dolor creado por no usar el químico.

Causas,  y Factores de Riesgo
En las últimas décadas se ha podido concluir que la adicción tiene un origen multifactorial e involucra una interacción compleja entre precursores genéticos, fisiológicos y ambientales.


Familiares: 
Son los factores de riesgo más frecuentes en especial en el alcoholismo. Por lo general hay permisividad en el seno familiar, problemas de comunicación (falta o comunicación disfuncional ejemplo: maltratos, insultos, dominancia), pobres estilos disciplinarios, rechazo parental, abuso físico y sexual (particularmente en mujeres); hogares desintegrados (divorcio, separaciones), así como la falta de adecuada supervisión familiar.


Sociales: 
Nuestra sociedad es permisiva con el alcohol y en tal sentido desde que nacemos hasta nuestra muerte los eventos sociales están entremezclados con el alcohol, la disponibilidad de las bebidas etílicas juega un rol importante para el inicio de las adicciones. 

Aspecto adicional a considerar es el vínculo con amistades malsanas con tendencias antisociales donde la presión de grupo ya sea en contextos sociales, laborales o académicos son muchas veces la que precipita el desarrollo de consumos excesivos y finalmente la dependencia.

Psicológicas/psiquiátricas: 
 Trastornos Perturbadores de Conducta 
 Hiperactividad con Déficit de Atención 
 Trastornos de Personalidad
 Depresión
 Ansiedad


Biológicos
Ante el consumo de sustancias se producen alteraciones neuronales que son responsables de la llamada "neuroadaptación", que corresponde a la tolerancia celular o farmacodinamia -condición que se refiere a cambios neuroquímicos complejos en la membrana celular con una subsecuente alteración en el fluido iónico por lo cual el cerebro requiere de la sustancia adictiva para funcionar apropiadamente.


Hereditarias:
La participación genética en el desarrollo del alcoholismo y drogadicción es un hallazgo que no tiene duda, demostrado a través de los estudios en animales, gemelos y de adopción que han confirmado tales asociaciones. Los estudios más actualizados sobre la tasa de herencia general para el alcoholismo fluctúan entre el 60% y 90%. (Schukit, M., 1991). Parientes cercanos de alcohólicos primarios tienen aproximadamente 3 a 4 veces más el riesgo de desarrollar el trastorno.


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada